EL DIARIO

Lunes, 1 de Marzo del 2021

Recuerdos De Un Viaje

Por Rafael Di Meo, el 31 julio, 2011

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Todo viaje tiene su inicio y el nuestro comenzó diez años atrás cuando terminaba el primer Campeonato de rugby  M15 que disputaban nuestros hijos representando al equipo de Lobos Rugby, un valioso grupo humano del que tengo el orgullo de ser parte.

El entusiasmo de chicos y grandes nos puso a soñar con ir de gira, y el lugar no podía ser otro que Sudáfrica, cuna de grandes estrellas de nuestro deporte y un estilo de juego que nos es afín. La meta era muy ambiciosa y las crisis nos demoraron, pero hoy aquellos adolecentes son muchachos de de 24 y 25 años, y trabajando junto a sus mayores armaron la gira con un año de mucho esfuerzo.

El 10 de abril partimos con toda la ilusión de aprender, competir, y amalgamar un equipo de rugby para competir en nuestro Campeonato local de la mejor manera. Tan es así que los primeros tres días del viaje los pasamos en un Centro de entrenamiento intensivo para rugbiers con doble horario y dedicados todo el día al tema. Terminamos esa parte de la gira con un partido frente a los jugadores locales con empate a 17 tantos. La parte anímica comenzaba a marcar al equipo en forma por demás positiva, y los mayores reafirmábamos la convicción de que íbamos por buen camino, tanto en lo deportivo como en lo humano, ya que todos estamos convencidos que el rugby es una herramienta formidable para formar el carácter de los hombres por los principios que les inculca.

Al terminar la clínica nos instalamos en Ciudad del Cabo, un lugar hermoso en donde también teníamos clínicas programadas con estrellas del rugby mundial en lugares que vemos habitualmente por  tv y otro partido el viernes a la noche en una zona de viñedos, pero en una cancha sita en un lugar de gran valor histórico, el penal desde donde fue liberado Nelson Mandela. La experiencia fue por demás gratificante, y el contacto con esa realidad nos emocionó a todos. La vuelta fue eufórica ya que además ganamos y era la primera noche libre que tenían y salir a festejar era la consigna de los muchachos.

Hasta ese momento iban 5 días de viaje y todo marchaba perfecto. A la mañana cambio todo. Cuando volvíamos de caminar, los mayores (que éramos 5 incluyendo al Presidente, el médico, el delegado y 2 padres), detectamos que algo pasaba, y nos informaron que teníamos un Srta. que no se retiraba de la habitación.

Subimos a ver que ocurría, y efectivamente una chica de color, parecida físicamente a las hermanas Williams, estaba en una de las habitaciones luego de pasar la noche con los muchachos. En este punto se puede comenzar con los juicios de valor en cuanto a la forma de estos muchachos de tener sexo con desconocidas, ser promiscuos y demás, pero como padre de uno de ellos, entrenador de varios y amigo de todos, no me corresponde; no obstante jamás creería que alguno de ellos podría hacer las cosas que esta mujer comenzó a decir.

Literalmente, fue armando una acusación de violación cada vez que hablaba con los que íbamos llegando. Resumiendo, quería llamar a la policía. Frente a ésto, llamamos al gerente del hotel y él los llamo. Somos gente de bien, ninguno de nosotros iba a ignorar un reclamo así, pero nos habían advertido de la “industria de la violación”, y llamamos a la policía nosotros pensando en que todo se aclararía con una revisión forense.

Lo que  no sabíamos era, que luego de la Constitución de 1994, la violación es el 2do peor delito para la Justicia sudafricana, y un acusado tiene 48 hs de detención automáticamente antes que lo vea un Juez. De hecho, este tema es tan común, que tienen unas Cortes rápidas creadas en ocasión del mundial de futbol, pero de todo esto nos enteramos después.

Tres de los muchachos reconocieron las relaciones sexuales consensuadas y de a uno. El forense no encontró signos de violencia física, penetración anal, ni nada de lo que la mujer decía. Pero eso lo supimos recién el lunes en la Corte y luego que el abogado que nos representaba se lo exigiera al policía que declaraba por la mujer, ya que este trataba de no entrar en detalles. La experiencia en la Corte duró hasta el martes porque la traducción la realizaba nuestro Presidente, que si bien domina el idioma, se enfrentaba al hecho que dos de sus muchachos podían terminar presos. Para el martes teníamos una traductora profesional y el Juez los liberó bajo fianza.

Estábamos en otro país, con otro idioma. Nos sabíamos inocentes, pero de última, la ley la imparten hombres y todos nos equivocamos, así que nos pusimos en manos de los abogados,. Éstos mandaron al resto de la delegación a continuar con la gira y nos quedamos los dos acusados, el Presidente y yo en la ciudad. El daño ya estaba hecho. La parte turística no la viví y los que si lo hicieron no lo pudieron disfrutar a pleno.

Al volver fuimos sometidos a un reconocimiento fotográfico y dejaron dos acusados más: uno que sì estuvo con la mujer y otro por teóricamente obstruir la justicia (intento convencerla de irse a la mañana). La consigna era que la mujer dijo 4 y tenían que detener 4, ya que el rugby vende y la cobertura mediática fue tremenda, con fotógrafos y periodistas por doquier.

Por suerte es verdad lo de que la Justicia tarda pero llega. Por cierto que tuvimos que volver sin los muchachos y nos llevó un mes traer a uno, y dos a los otros tres, todo producto de las continuas prorrogas que la Fiscalía pedía para dar largas al asunto y minimizar el impacto mediático. No podemos olvidar que sí hay mujeres violadas y este tipo de farsas no le hacen nada bien a su defensa. Obtuvimos información del involucramiento del policía actuante en casos anteriores de la misma mujer, mediante los investigadores privados que contratamos, ya que actuamos como si tuviéramos que ir a juicio, cosa que no pasó, y sí haremos para reivindicar el nombre de nuestro club y de nuestros jugadores.

El saldo a pesar de las noches sin dormir es positivo: el equipo salió fortalecido (de hecho acaba de ganar el Campeonato que disputó), conocimos un país y una gente maravillosos que por unos pocos malintencionados no vamos a valorar mal, nos sentimos apoyados por nuestros funcionarios diplomáticos que realmente nos dieron todo para salir adelante, comprobamos que la familia del rugby es una realidad aquí y en el mundo y no sólo palabras.

Y termino esta reseña con el deseo que ninguna otra delegación de nuestro querido deporte u otro pase por una situación así, pero en el caso de hacerlo apele a lo mejor que tenemos como deportistas: Los Principios del Rugby.

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Compartir