EL DIARIO

Lunes, 1 de Marzo del 2021

Aratirí: Una Cuestión De Estado

Por Iván Posada, el 31 julio, 2011

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Como una maldición. No de Malinche. Puro cálculo electoral. La oposición a todo, como un acto de acumulación. La convicción que esa dinámica dialéctica devendrá en crecimiento electoral. Esa parece ser la lógica que predomina en la política. Las viejas y repetidas prácticas del Frente Amplio calaron hondo. En nada se diferencian aquellas actitudes con las asumidas por el Partido Colorado hoy, cuando impulsa una reforma constitucional para que los menores de 16 años sean juzgados aplicándoles la normativa penal prevista para los mayores de 18 años. Como si un cambio en la Constitución bastara para solucionar los graves problemas de gestión de la seguridad pública.

Pero Bordaberry no está solo. El herrerismo, jaqueado por la iniciativa colorada, asumió el rol incómodo del escudero. Creen que obstruyendo, construyen sus adhesiones. Quizás sin darse cuenta, que con esas actitudes pierde nuestro país, pierde nuestra sociedad, perdemos todos. Y que un efímero y relativo éxito electoral no justifica esa marcha atrás, que niega años de acumulación histórica, cultivando la mejor tradición humanista de nuestro país. Con José Batlle y Ordoñez como su principal labrador.

Podrá decirse –y con razón- que esa fue la exitosa estrategia usada por el Frente Amplio desde la oposición. Y es innegable. Así sucedió. Durante años el Frente Amplio fue una máquina de oposición a todo. Claro que para eso contó con un aliado de inestimable valor: el movimiento sindical. Fue el escudo político de la corporación sindical. Pero además, un hecho no menor. La lógica frentista se adueñó de los espacios culturales. Y así cosechó los apoyos crecientes que finalmente lo llevaron al gobierno. Dos períodos. Con mayorías propias. Y a pesar que la mochila de los malos gobiernos departamentales en Montevideo sea cada vez más pesada.

Los hechos son irrefutables. Pero quienes así piensan olvidan un detalle. La crisis del2002 despertó la irritación de la clase media. Castigó al Partido Colorado. De partido de gobierno a segundón del Partido Nacional. Premió al Frente Amplio y a su estrategia de acumulación. El advenimiento del Frente Amplio había sido pronosticado hace décadas por César Aguiar y Luis Eduardo Gónzalez. Sin embargo, fue necesario el impacto brutal de la crisis para que el pronóstico se hiciera realidad. Sin crisis, hubieran llegado al gobierno, pero probablemente sin mayoría absoluta.

Quizás esta sea la lectura que hacen colorados y herreristas. Pero cuidado. El año 2011 no es el 2002. Nuestro país creció desde el 2004 a la fecha a una tasa superior al 6% acumulativa anual. Y si bien hay negras nubes en el escenario económico internacional, nada augura que tengamos una crisis que cambie las perspectivas de los próximos años.

Mientras Brasil mantenga su política económica, nuestro Uruguay crecerá a su sombra, más o menos, según la perspectiva económica internacional. Pero sin zozobras. Y a pesar que el Frente Amplio ha demostrado ser un alumno aventajado de blancos y colorados en lo que refiere a un manejo del Estado especialmente benefactor de sus “amigos”, sigue teniendo mayor credibilidad que éstos. Aún puede girar a crédito del desgaste que blancos y colorados acumularon durante años. La memoria colectiva no se desvanece tan rápidamente.

Esa misma lógica imperó en la interpelación del día de ayer. Esta vez la iniciativa le correspondió al herrerismo. Tres ministros convocados a sala por el tema de la minera Aratirí. La decisión más importante que deberá tomar nuestro país en los próximos meses. Poco o nada se avanza por esta vía. Más bien contribuirá a darle mayor rigidez a las opiniones, que por desconocimiento o interés, ya están encima de la mesa. O peor aún, alimentará el enfrentamiento de los vecinos de Cerro Chato. Se equivoca el camino. Convoca a las pasiones y miedos donde confluyen intereses variopintos. Obstruye la razón.

El emprendimiento de Aratirí tiene un impacto múltiple. Positivos algunos. Negativos otros. Como sucede en todo emprendimiento humano. Hay costos y beneficios. Justipreciar ambos es una tarea ardua y compleja. En un país sin tradición minera, más aún. Pero en el mundo, felizmente, hay mucha experiencia acumulada. Especialmente en Europa, donde la revolución industrial tuvo en la explotación minera del carbón de piedra, un recurso fundamental. Pero también minas a cielo abierto para la explotación de hierro. Esos países, entre los que destaco a Alemania por sus elevados estándares en materia de protección ambiental, tienen mucho para enseñarnos. Nosotros para aprender.

Necios seríamos si con todo ese conocimiento a nuestro alcance optamos por creer que nuestro Estado tiene las capacidades para resolver una cuestión estratégica de tan vital importancia para todos los uruguayos. Necesitamos ayuda. Contratar en esos países el conocimiento que nosotros no tenemos. Que nos asesoren en las diversas materias que involucra una explotación de hierro. En los impactos medioambientales ysu mitigación. En legislación laboral específica. En legislación minera. Y especialmente en la valuación de la ecuación de beneficios-costos. Será necesario además comparar esta alternativa productiva con otras ya existentes en la zona o que eventualmente puedan desarrollarse en el futuro.

Decidir sobre la explotación de minerales que existen en nuestro subsuelo es una cuestión de Estado insoslayable. Nos concierne a todos sin excepción. Es tarea detodos contribuir a la mejor decisión, sea ésta cual sea. Sin condicionamientos a priori. Sin congelar posiciones que poco ayudan a encontrar el mejor camino. Pero además, conscientes que la responsabilidad que tenemos sobre este tema involucra también a las futuras generaciones de uruguayos. Si finalmente, después de todos los estudios y evaluaciones que son necesarios realizar, la decisión es favorable a la explotación de hierro, será pues tiempo de asumir otros compromisos. Si nuestro país obtiene por esta vía resultados extraordinarios es vital que actuemos con equidad intergeneracional. Son recursos que pertenecen a varias generaciones. Su producido debiera ser aplicado para contribuir a superar las restricciones de infraestructura que tiene nuestro país, de tal forma de consolidar el desarrollo económico y social que permita una mejor calidad de
vida para muchas generaciones de uruguayos.

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Compartir