EL DIARIO

Lunes, 1 de Marzo del 2021

Una Generación Ganadora

Por Rafael Cherrussi, el 25 julio, 2011

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

No por repetido deja de ser real. Desde la participación de la selección uruguaya en el Mundial 2010 que se disputó en Sudáfrica la emoción que significó ver al EQUIPO (sí, con mayúsculas), era algo indescriptible.

Luego de muchos años de frustraciones, de malos tratos, de futbolistas que no tenían la delicadeza de agradecer a algún puñado de hinchas que recorrían el mundo para alentar, de ni siquiera contestar las preguntas de los periodistas, de ni siquiera tener la autocrítica de reconocer que se había actuado mal, o sencillamente ser realistas.

A la actualidad, de festejo, de alegría, de emoción, de reconocimiento, de niños y jóvenes que se ponen la camiseta, entonan el himno, se pintan la cara, levantan la bandera, dando una clase de sencillez y simplicidad, no hay que ser patriotero para decir que se es hincha de la selección.

En mi caso particular me tocó trabajar en una emisora radial durante la disputa de la Copa del 95 que se ganó aquí, donde había futbolistas ya avezados y otros jóvenes que hicieron suyo el torneo unidos, con un fin común y con gente que comandaba sanamente al grupo.

Luego vinieron épocas oscuras, donde algunos no querían “quemarse” con la celeste, que no tenían la sensibilidad de escuchar a los hinchas, y eso hizo que quienes iban al Estadio se fueran alejando de la selección. El aire de ser superior de algunos, el liderazgo mal entendido de otros, los que de afuera “inflaron” algunas figuras, o simplemente no responder ni siquiera con un saludo lejano a quien alentaba. Y si para muestra basta un botón no hay más que recordar lo ocurrido en el Mundial de Corea y Japón en 2002, donde un grupo de uruguayos atravesó el mundo para alentar y ni siquiera recibieron una sonrisa de gran parte de ese grupo, claro que hay excepciones, no todos fueron así.

Pero las cosas tienen que cambiar, y para eso se apostó por parte de la Asociación Uruguaya de Fútbol, a la contratación del Maestro Oscar Tabárez. Para dar vuelta una imagen venida a menos, con actuaciones discretas, con algunos personajes que hicieron todo lo posible para ensuciar una historia muy rica en triunfos y en personas de bien en torno del fútbol.

Desde el año 2006, con el proyecto de Tabárez la cosa cambió, la imagen en la cancha paso a ser otra, la gente volvió a creer, claro en un proceso lento pero seguro.

El Maestro limpió el plantel, citó futbolistas y los descartó, no pensó solo en buenos futbolistas pensó en buenas personas y llegó al objetivo, clasificó al mundial y se consagró campeón en Argentina.

Pero no solo la selección mayor está en su cabeza, también los juveniles, la Sub 17, la Sub 20, ambos clasificados a los mundiales y también a los Juegos Olímpicos, y no es por casualidad que algunos de esos jóvenes futbolistas están en el grupo campeón.

Y hay otro reflejo, el de los jóvenes que salieron a la calle a gritar, a llorar, a quedarse sin voz con cada grito de gol. Todo sin límite de edad porque desde los más chicos hasta los abuelos están conmovidos por esta selección.

En mi caso, con mi hija Federica de cuatro años, que se aprendió el Himno Nacional durante el Mundial pasado, que tiene su camiseta, su bandera para transformarse en una hincha de las mejores y de las más alegres.

Verla con su cara pintada, con su camiseta, gritando “Uruguay nomá” en cada gol, en cada fin de partido, pone la piel de gallina y nos hace caer alguna lágrima, de emoción y de alegría porque ella es feliz.

Eso significa que desde esta selección hay contagio de buenas intenciones, de buenas costumbres, de trabajo en equipo, de ser buena gente, de devolver a aquellos que alientan cada aplauso, cada grito, cada vez que se pide un autógrafo o una foto.

Quizás, o sin quizás, se está creando una generación ganadora, de hinchas de la celeste, de campeones no solamente en la cancha sino también fuera de ella. Y eso es muy positivo, que los más chicos no vivan las frustraciones deportivas que vivimos en años pasados, que estos niños de hoy sean los ganadores de mañana.

Salud campeones y gracias por permitirme vivir esta emoción y por ver a los más chicos alegres y felices por sentirse representados.

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Compartir