Sabado, 26 de Julio del 2014 Actualizado: 11:52

La Eurozona Apoya A Grecia

Por (martin@eldiario.com.uy) | Viernes, 22 de julio del 2011

En la reunión en Bruselas de los dirigentes europeos se resolvió darle un segundo paquete de rescate para Grecia de casi 160.000 millones de euros. Este nuevo plan entra en vigencia este año y se extiende hasta 2014, a fin de hacer viable la deuda griega a través de una extensión de los plazos, reduciendo los intereses y teniendo en cuenta nuevos mecanismos.

El encuentro entre líderes europeos se realizó ayer jueves 21 de julio con el objetivo de concertar acuerdos y hacer frente a la crisis que vive Grecia y la Eurozona. La cumbre fue convocada con urgencia, ante los temores de que la crisis de la deuda -que ya obligó a rescates no sólo de Grecia sino también de Portugal e Irlanda- se propague a otros países de la Unión Monetaria. Entre ellos, se teme concretamente un contagio hacia Italia y España, países que en las últimas semanas tuvieron que pagar tasas insostenibles para financiarse en los mercados.

José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del gobierno español, declaró que “el acuerdo sobre Grecia rebajará la tensión y generará confianza”, mientras que el presidente francés Nicolas Sarkozy señaló que el apoyo a Grecia es “en tanto que miembro del euro” y que se trata de un “compromiso resuelto”.

El monto total será de 158.600 millones de euros, una parte (109.000 millones de euros) en préstamos de la unión monetaria y el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la otra (49.600 millones) a través de una contribución de los acreedores privados de Atenas. Además, este nuevo plan de rescate aumenta el plazo de reembolso de los préstamos dados a Atenas  (de los 7 años y medio actuales a por lo menos 15 años e incluso a 30) y también reduce los intereses del 4,5 % al 3,5 %. Estas medidas también se aplican a Portugal e Irlanda.

Se trata este del segundo rescate concedido a Grecia, tras apoyar al país en mayo de 2010 con un primer crédito de 110.000 millones de euros por parte de la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI), a cambio de un severo plan de austeridad que no ha sido suficiente para poner fin a la crisis de la deuda.


Tus amigos en El Diario