EL DIARIO

Lunes, 8 de Marzo del 2021

Nueva Sequía y Hambruna en Somalia

Por Martín Cajal, el 20 julio, 2011

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Somalia se encuentra en una situación de alarma, debido a una hambruna y sequía que azota nuevamente al ya azotado país. Está ubicado en el Cuerno de África, una de las regiones más pobres del mundo.

Según señala el director ejecutivo de Unicef, Anthony Lake:

“Ésta es una situación muy seria. En toda la región (Cuerno de África) hay más de 10 millones de personas afectadas. De esta cifra, dos millones de niños están severamente afectados, la mitad de ellos sufre una desnutrición aguda, y (muchos están) al borde de la muerte.”

Por si fuera poco,  casi nueve días es lo que lleva la odisea de intentar escapar de la sequía hacia Dadaab en Kenia, donde los espera un destino que no es del todo mejor. Los somalíes deben recorrer 80 kilómetros de desierto arenoso, soportando un calor de 50 grados y cruzando por zonas que pueden estar llenas de bandoleros armados o de policías que intentan hacer algo contra el caos que vive la región.

Los que logran llegar no se encuentran con un panorama alentador. El campo de refugiados está saturado por miles y miles de personas sin abrigo, comida ni agua. Como explica una fuente de la Cruz Roja de Kenia:

“Dadaab se construyó para un máximo de 90.000 refugiados, (pero) ahora hay 423.000, con 50.000 más construyendo campamentos improvisados alrededor del complejo de refugiados”.

Abbas Gullet -secretario general de la Cruz Roja keniata-, señala que hay 5 millones de personas que sufren hambre extrema a causa de la sequía. Al norte del país, la comunidad de Turkana está tan desnutrida como los refugiados en Dadaab.

Y  para peor, son cada vez más los refugiados en camino, por lo que el complejo de Dadaab no puede responder ante las necesidades desesperadas de agua, alimentos y saneamiento básico. La ayuda de la comunidad internacional es urgente.

Mohammad Abdi, un comerciante de ganado muy afectado como tantos por la sequía, cuestiona:

“Los lugareños nos preguntamos por qué se presta tanta atención a los refugiados mientras que nuestra gente en Turkana, Wajir, Mandera, Marsabit y otras regiones sufren el mismo destino. Comprendemos que los refugiados necesitan ayuda. Pero a nosotros no nos va mejor. Nos sentimos muy desatendidos. ¿Quién alimenta a las visitas que llegan a su casa mientras sus propios hijos se mueren de hambre?”.



 

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Compartir